domingo, 25 de junio de 2017

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS, Joseph Conrad

   Llevaba tiempo detrás de esta novela del gran autor inglés de origen polaco. A diferencias de otros viajes aventureros, trata sobre el Congo, y describe la explotación al indígena. Por ello, es un libro de culto para denunciar el colonialismo salvaje del siglo XIX que tuvo sus tintes más negro en el Congo, que era posesión del rey Leopoldo de Bélgica. 
   El relato es por ello, algo amargo y poco complaciente. No tiene ese frescor y esa simpatía optimista de Juventud, Lord Jim u otras del mismo autor. Como se diría ahora es bastante transgresor. 
   En este relato se inspiró la película Apocalipsis Now. Y es que trata de un expedicionario que se adentra en el Congo, para buscar a un mercenario europeo que se había perdido y del que se contaban todo tipo de leyendas. 
   La forma de relatar se contagia de la trama y es bastante oscura, lineal y con reflexiones frecuentes que hacen farragosa su lectura. Con todo, un libro de Conrad muy pelicular dentro de su obra, tanto por el lugar donde se ubica como por el argumento. 

viernes, 23 de junio de 2017

FIGURAS OCULTAS, de Theodore Melfi

   Me ha parecido esta película muy interesante y bien contada. Muy a propósito para explicar Estados Unidos durante la Guerra Fría. En concreto, la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Y sobre la segregación racial en USA durante esos años. Dos cuestiones que se trata en el programa de Historia y que están ahí muy bien contadas y relatadas. 
   En cuanto a la carrera espacial, está claro que el lanzamiento del Sputnik y el primer viaje orbital de Yuri Gagarin fueron un mazazo para el orgullo americano que no podía dejarse adelantar en la carrera espacial. Ese ambiente está contado muy bien.
   Respecto a la segregación racial, podríamos decir: "si no lo veo, no lo creo". Pero, por impensable que nos parezca, ocurrió. Luego, te explicas lo del Luther King y el discurso "tengo un sueño". Sí, la igualdad de derechos era todavía un sueño. ¿Lo sigue siendo aún hoy?

jueves, 22 de junio de 2017

LOS TRABAJOS Y LOS DÍAS, Hesíodo


 Ya que comienza el verano, y que uno tiene un poco más de tiempo, nos hemos: ¡venga un clásico! Pues... Hesíodo. He obviado la Teogonía, y ha caído en mis manos este regalo del solsticio.
   Los trabajos y los días es una obra breve  y deliciosa. Hesíodo está muy preocupado por Perses, que es un bala perdida, y comienza a darle consejos. 
   Los consejos son muy prácticos. Tiene que ser buen chico, no ser pendenciero, ser discreto, trabajador y veraz. "Oh, insensantísimo Perses", repite uno y otra vez.
La última parte le aconseja sobre los trabajos agrícolas. Que si tiene que sembrar en tal fecha, que no se le ocurra matar al ternero antes de tiempo. También le conmina a que no pase de largo de las supersticiones de la época. La más divertida: no debe orina mirando al sol. 
   Justo después de Homero (dice que compitieron), aquí tenemos un autor cuyos héroes no son Ulises y Aquiles, sino el campesino de Beocia trabajador, honrado, fiel a su mujer y cumplidor en todo momento. Es decir, los verdaderos preferidos de los dioses son estos héroes anónimos, y no los relumbrantes de la Iliada y la Odisea, porque con su trabajo oscuro están sacando adelante la sociedad de su tiempo. Toda una declaración de intenciones

domingo, 18 de junio de 2017

EL GRANDE ORIENTE, Perez Galdós


 Un Episodio Nacional. Me interesaba por ver la idea que tenía Perez Galdós de los masones, y porque trata de 1821, fecha muy interesante en España, donde los masones toman el poder. Ya he dicho en alguna otra entrada que los Episodios Nacionales, en mi opinión, no tienen la calidad de las grandes novelas galdosianas. Pero bueno, es entretenida. 
Lo más divertido, en efecto, es la descripción de las reuniones masónicas. Galdós las critica sin piedad. Mucha gente iba allí a recibir un cargo o prebenda. El soborno y la conspiración están al orden del día. Además, son masones muy españoles, es decir, a pesar de que lo intentan, no saben guardar nada en secreto. 
   Se entrecruza entre tanta reunión con mandiles, velas, candelabros y compases, una historia de amor  algo folletinesca, y puedes sacar en claro cómo se funcionaba en la sociedad de aquel tiempo en Madrid, aunque siempre teniendo en cuenta que es una historia entretenida que no pretende hacer una análisis a fondo. Para eso, hay que leerse Fortunata y Jacinta, que tiene muchas más paginas, pero compensa. 

miércoles, 7 de junio de 2017

CIENTÍFICOS ORÁCULOS, Kaarl Giberson. Mariano Artigas

 
 Este libro es un agudo análisis de los logros de seis científicos muy famosos que han divulgado la ciencia en los medios de comunicación. Sus descubrimientos y el modo de divulgar ha sido algo muy positivo, porque ha acercado la Ciencia a grandes masas. 
   Pero también valoran contradicciones en estos grandes científicos, sobre todo, cuando formulan grandes pensamientos (declaraciones oraculares) que suponen científicas, pero no lo son tanto. Esto se produce con frecuencia cuando invaden el campo de la Filosofía y la Teología, y se suben al pedestal de los mass media para pretender ser unos profetas de nuestro tiempo. 
   En concreto, con matices, son materialistas y niegan la existencia de Dios. Es una opinión muy respetable,pero no es de recibo es que esas opiniones, que se salen totalmente de su actividad científica, se presentan como científicas.
¿Quiénes son?: Dawkins, Hawking, Gould, Sagan Weinberg y Wilson

domingo, 14 de mayo de 2017

LOS DÍAS SUSPENDIDOS, Francisco Gómez


    Francisco Gómez publica en Frutos del tiempo su último libro. Se divide en tres partes: relatos breves, reseñas sobre la actividad “Cada Cual” ( unos encuentros con autores contemporáneos” organizada por el Instituto de Cultura Gil-Albert en Alicante), y una serie de pequeños apuntes sobre la vida cultural  ilicitana, amigos, escritores de “la City”, siempre con su punto de humor y su ironía.
   Las reseñas sobre las conferencias-coloquio alicantinas me han producido, sobre todo, envidia sana: ¿por qué a Elche no viene nadie? Me consuelan estas consideraciones de Francisco sobre cada escritor, que he subrayado con avidez, intentando sacar jugo a lo que dicen esos autores con lo que tanto he disfrutado: Landero, Cercas, Caballero Bonald, Vargas Llosa, Lorenzo Silva.
   Por su parte, los apuntes ilicitanos incluidos en el libro tienen para nosotros el sabor de la cercanía. Elche es un mundo por sí sólo, un universo que solo entienden los que orbitan en él.
   Me han gustado mucho los relatos breves. El señor Gómez se está doctorando en este tipo de tareas. Me gusta su prosa espontánea, coloquial y cuidada al mismo tiempo, su guion muy bien pensado en el que te da cuenta de una vida en cinco páginas. El protagonista suele ser un hombre arrojado a la existencia que trata de sobrevivir y que, al final, encuentra su tabla de salvación en la vida cotidiana, sencilla, familiar, llena de pequeños acontecimientos que tiene delante. Un ejemplo es el relato Hikikomori, que aborda en toda su profundidad el tema de la comunicación, y que contaré (si el autor me da permiso) a mis alumnos en clase. Pero no todos acaban así: algunos optan por el escapismo (Desvío). Con lo que el autor deja artas todas las posibles puertas a esta situación de disolvente individualismo que la sociedad padece (y que en el año 2.250 puede acabar como se describe en el libro).
   En resumen, Francisco, has escrito un libro de gran riqueza, con muchos registros y muy cuidado en su forma y en su fondo. Conociéndote, seguro que seguirá la fiesta. 

viernes, 5 de mayo de 2017

MIS HIJOS, Eran Riklis


    Interesante película sobre un niño árabe que va a estudiar a universidad judía, y las contradicciones que tiene. Le ocurren dos cosas: se enamora de una chica judía y, en labores de voluntariado, tiene que cuidar a un chico judío, que va en silla de ruedas por un proceso de esclerosis múltiple.
   La cinta, bastante sencilla y sin grandes actores, te cuenta el conflicto árabe-israelí desde un prisma humano y con varios puntos de vista. El desenlace me pareció algo forzado pero bastante original.


lunes, 1 de mayo de 2017

SECRETOS Y MENTIRAS, Mike Leigh

   He vuelto a ver esta película, que me ha vuelto a encantar. La recomiendo. Trata sobre el valor de contarse las verdades, de no ocultar una realidad vergonzosa a los demás. Muchas familias se rompen por eso. La película está muy bien, pues no te enteras de lo que pasas hasta el final, donde explota todo. Los actores lo hacen muy bien, y son personas de carne y hueso, buenas personas que llevan una exitencia problemática por no abrirse, por aparentar. Pero hay una salida: el corazón, o se desahoga y explota.
   Me ha acordado de dos referencias sobre la necesidad de ser sinceros:
  • La película Secretos y mentiras: la sinceridad con los demás
  • La novela Juegos de la Edad Tardía, de Luis Landero: sobre la sinceridad consigo mismo.

jueves, 27 de abril de 2017

EL MONARCA DE LAS SOMBRAS, Javier Cercas

   Con poco ánimo compré en Ali Truck la última obra de Cercas. La Patria de Aramburu, que es lo que todo el mundo está leyendo ahora, parece muy buena. Leí algunas páginas, pero no me sentía con ganas de entrar al tema vasco. Y mucho menos leer la enésima sobre la guerra civil, que es de lo que trata el relato de Cercas. Pero como vi que se disculpaba en la introducción, me hizo gracia, y en viaje ida y vuelta en tren a Palencia, lo leí.
   Trata sobre una investigación que hizo sobre un tío abuelo suyo, Manuel Mena, que se hizo de la Falange y, se fue a la guerra, siendo abatido con 19 años en la batalla del Ebro. Está muy bien contado, con la técnica de making of  (técnica que consiste en contarte como se fue gestando el libro en el mismo libro). Por ello, resulta entretenido y variado, no es un relato lineal. Naturalmente, Cercas, de izquierdas, se disculpa mucho de haber tenido una tío abuelo facha y de que toda su familia fuera franquista. Al final, perdona la vida a sus tíos y abuelos, diciendo que se equivocaron, y demostrando una vez más que para muchos la guerra fue una lucha entre buenos y malos.
   Al final, termina (como en Soldados de Salamina) con la típica diatriba antibelicisita sobre si el tal Manuel, su tío abuelo, en realidad no fue un héroe con una muerte bella (kalós Zánatos, en griego), sino una víctima de los superiores y de la oligarquía, que se había confundido de bando, y que en sus últimos meses ya se daba cuenta. Pero, claro, como no vivió para contarlo, ahí se ha quedado: como un monarca entre las sombras. 
   Con todo, es un libro entretenido y que se lee bastante bien. Cercas tiene la habilidad para convertir una hecho puntual perdido en la noche de los tiempos, en un libro que resulta interesante. 

martes, 25 de abril de 2017

DE EXILIOS Y MORADAS, José Luis Zerón


 Hace tiempo que voy siguiendo la trayectoria de José Luis Zerón. No sé muy bien por qué, me atrae sobre manera su lírica, y también he sentido yo, querido José Luis, esa voz llameando en mi interior y he escrito versos muy largos y muy gritados, que me publicó con gran calidad Frutos del tiempo.  
   Por eso, cuando me topé con En un lugar seguro, y ahora con De exilios y moradas, pensé (quizá con injusticia) que, a pesar de tanta poesía de la experiencia, de tanto coloquialismo latino, de tanto postureo transgresor, de tanta monserga de amores nocturnos y malditos empapados en alcohol…, a pesar de todo eso, la poesía, la gran poesía, la poesía con mayúscula sigue existiendo. 
   Zerón se pregunta sobre los grandes temas de la vida, sobre nuestras aristas existenciales. No habla de sus problemas personales, desnuda la condición humana y la coloca justo en la ineludible encrucijada que se le presenta, arrojado como está a una existencia que, en el fondo, no comprende. “Hay una huella de sed en nuestras miradas” (p. 44), nos dice con verdad. El poeta coloca al lector al borde del abismo. 
   Solo tenemos dos maneras de existir: o conformarnos con lo ineludible mientras la vida pasa ante nuestros ojos; o hacernos las preguntas insoslayables aún con el riesgo de no encontrar respuesta. José Luis Zerón ha escogido la segunda. Quizá sea la más osada y peligrosa, pero también la más acorde con nuestra dignidad de seres humanos. “Bienaventurados aquellos que no tienen miedo cuando abren los ojos” (p. 40). Somos como el ciervo que busca las fuentes de agua, no lo olvidemos.